¿Cómo actuar para erradicar la violencia contra la mujer en el trabajo?

La violencia contra las mujeres en el ambiente laboral visibiliza a cuatro grupos que son: La empresa, los agresores, las mujeres agredidas y los testigas(os) o espectadores.

Los testigos y testigas de la violencia contra las mujeres en el trabajo juegan un papel muy importante a la hora de detener o permitir la agresión. Una actitud de indiferencia frente a la situación hace sentir más vulnerable a la víctima y fortalece la actitud de violencia del agresor.

Violencia en el trabajo

En el caso de las mujeres agredidas en su posición de vulnerabilidad es compleja la decisión de emprender una acción en contra del agresor. De ahí la importancia de que las organizaciones instruyan directrices que permitan reconocer y corregir el maltrato contra las mujeres, esta actitud empresarial es un apoyo fundamental para que las víctimas sientan protección y por ende facilita la decisión de ellas para denunciar.

Por esta razón, todas las políticas empresariales tendientes a la tolerancia cero frente a la violencia contra las mujeres son importantes para encaminar de manera adecuada el tratamiento de estos casos en el ambiente laboral.

En conjunto los integrantes de una organización deben ser capaces de desarrollar acciones que erradiquen este problema, desde la alta dirección, todas las personas que trabajan en empresa, las mujeres agredidas y hasta los mismos agresores pueden ser participantes proactivos y crear un ambiente de trabajo seguro.

Cada uno de estos grupos vencen la violencia contra las mujeres desde su posición en la empresa, así:

La Empresa:

  1. Desde la dirección empresarial y el área de talento humano crear y ejecutar capacitaciones sobre el tema, que tenga como fin evaluar el ambiente laboral y crear políticas de tolerancia cero frente a la violencia laboral contra las mujeres.
  2. La organización debe ser proactiva para facilitar los procesos de
    denuncia, guiar a las mujeres agredidas a servicios estatales
    especializados en prevención y atención de casos de violencia contra las
    mujeres.
  3. Crear espacios de diálogo entre los y las colaboradoras de la temática en donde se pueda conversar abiertamente, sin ser juzgadas, para encontrar posibles acciones y soluciones al respecto.
  4. Si se conoce de un caso de violencia contra las mujeres en el hogar o en la empresa, respaldar a las víctimas para que sientan apoyo de su organización o empresa.

Mujeres Agredidas:

  1. Las mujeres agredidas no son culpables ni lresponsables de parar la violencia. Se recomienda no guardar silencio frente a estos casos, buscar apoyo y denunciar al agresor.

Testigas y Testigos:

  1. Como testigo escuchar sin juzgar, generar un ambiente de confianza y credibilidad que le permitan a la mujer agredida expresarse sin temor.
  2. La persona espectadora de los hechos debe aconsejar a la mujer agredida para que denuncie, en lo posible realizar el acompañamiento en este proceso.
  3. En los casos en que las mujeres agredidas no se atrevan a denunciar a su agresor, es necesario que los testigos denuncien ante las autoridades de su empresa los actos de violencia.
  4. Las personas cercanas al caso de violencia estarán atentas a buscar ayuda para las mujeres agredidas y sus hijas e hijos en instituciones públicas o privadas, esta asistencia permite que las víctimas se animen a tomar decisiones ya que en muchas ocasiones la falta de apoyo en esta área hace que las mujeres afectadas no denuncien ni tomen acciones para defenderse.
  5. Negarse a participar y patrocinar conductas que incomoden a las mujeres, aunque no sea el agresor principal se puede convertir en uno secundario cuando apoya o celebra conductas inapropiadas de este.

– Es pertinente no cooperar en conversaciones obscenas que incomoden a las mujeres.

No hacer comentarios ni burlas que apoyen actitudes del agresor cuando pretenda ofender, denigrar o humillar a la mujer. 

Rechazar la idea de divulgar y compartir material pornográfico en el área de trabajo.

Agresores:

  1. Como agresor reconocer el hecho y no volver a cometer actos de violencia contra las mujeres, demuestra que está en la capacidad de cambiar el ambiente laboral y que es parte de la solución.
  2. También buscar ayuda para romper con el ciclo de violencia.

La conducta que debe adoptar el agresor con el propósito de resarcir los hechos de violencia es:

Solicitar ayuda psicológica que le permita modificar su comportamiento.

No insultar a las mujeres, ni amenazar constantemente con echarlas del trabajo.

Eliminar la asignación de sobrecarga laboral.

Permitir que las mujeres ejerzan todas sus responsabilidades sin limitarle el acceso a la información.

Abstenerse de difamar y hace comentarios que denigren al género femenino.

Reconocer los logros de las mujeres en la empresa sin minimizar sus capacidades por su género.

Rehusarse a formar grupos para fomentar el acoso y violencia contra de las mujeres.

5/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.